15/09/2018

12:00 am UTC+1

Hace una década se rescataron los bancos y se traicionó al pueblo.

No fuimos responsables del colapso, pero pagamos un precio muy alto. Puestos de trabajos perdidos, sueldos estancados, y menos dinero para escuelas y hospitales.

Nuestro sistema financiero es tan tramposo y peligroso como siempre, desde el banca-casino hasta la financiación de proyectos de combustibles fósiles, sin ninguna consideración por el medioambiente.

En lugar de continuar como sonámbulos hacía otro crisis, es hora que los políticos reaccionen.

10 años después, ¡pedimos que los gobiernos cambien el sistema financiero para siempre!